Gato Siamés

siames

El siamés tradicional, también conocido como siamés thai es un gato de origen tailandés. Es una raza muy antigua y apreciada en su país de origen. El gato siamés, fue exportado por primera vez a Inglaterra en el siglo XIX, y presentado en sociedad por primera vez en 1871, y fue a partir de ese momento, cuando se distinguen dos tipos de siameses: el siamés tradicional y el siamés moderno.

El siamés tradicional obtiene en 1950 su reconocimiento como raza y es en los años 80 cuando comienza su expansión como raza.

 

El gato siamés es un gato de tamaño mediano, estilizado y elegante. Sus patas son alargadas y finas, y su cola alargada y fina.

Su cabeza es alargada y sus orejas de tamaño mediano y puntiagudas. Sus ojos son inconfundibles, pues podemos encontrar gatos siameses con ojos en diferentes tonos, pero siempre azules.

En cuanto a su manto, el gato siamés posee un pelaje corto suave y fino. Es un gato con un patrón pointed: las patas, la cola, rostro y orejas coloreadas de un tono más oscuro y el resto del cuerpo de un color más claro.

 

El gato siamés necesita unos cuidados parecidos a los demás gatos de pelo corto: con un cepillado semanal será más que suficiente.

El siamés es un gato que vive de media entre 12 y 18 años, sin embargo, es una raza de gatos propensa a sufrir algunas enfermedades como cáncer de mama, enfermedades ópticas, enfermedad vestibular e hidrocefalia.

siames

siames

El siamés es un felino vivaz, alegre y muy sociable.

Es un gato muy activo, pero a la vez mimoso y cariñoso con su dueño. le gusta vivir en lugares espaciosos y le encanta desarrollar su instinto cazador al aire libre.

Es un gato que necesita pasar mucho tiempo con su dueño, e incluso, se le puede adiestrar para pasear con correa.

El gato siamés lo da todo, pero también lo exige todo, por lo que no lleva bien pasar mucho tiempo solo y necesita dedicación diaria y constante por parte de su dueño.