Selkirk rex

ton

El selkirk rex es un gato de pelo rizado, semejante estructuralmente a un gato persa.

El selkirk rex surge a finales de los 80, cuando llega a una protectora de Estados Unidos una camada de gatos en la que una de ellos tenia el pelo anormalmente rizado. Esta camada se hace popular cuando, hasta que una criadora se interesa por la gatita de pelo rizado y la adopta. Posteriormente, esa gatita es cruzada con un gato persa y nacen gatitos con pelo rizado.

Esta característica del selkirk rex es debido a una mutación genética espontanea. Además, cuando uno de los padres es portador del gen curl, sus gatitos nacerán con el pelo rizado.

La característica más emblemática del selkirk rex es su pelo semilargo y rizado. Es un gato de tamaño mediano, oscilando normalmente su peso entre los 3.5 y los 5.5 kg.

El selkirk rex es un gato de cabeza redondeada, orejas pequeñas triangulares y ojos grandes, redondos y muy expresivos, recordando inevitablemente al gato persa. Su hocico es pequeño y chato.

Su pelo es su mejor carta de presentación. El pelo del selkirk rex es muy característico: rizado u ondulado y semilargo. Es un pelo suave al tacto, denso y con tendencia a enredarse.

El pelo de la cola y del collar es ligeramente más largo que el del resto del cuerpo.

En cuanto al manto, podemos encontrar selkirk rex de casi cualquier color y patrón: negro, azul, crema, rojo, tabby…

El selkirk rex es una mascota que necesita unos cuidados casi diarios. Su maravilloso y exótico pelo tiende a enredarse con facilidad por lo que es necesario peinarlo prácticamente a diario y bañarle una vez al mes. Además, es muy recomendable incorporar hierba para gatos y malta a su dieta, para ayudarle a eliminar las bolas de pelo que puedan formársele en el estómago.

El selkirk rex es un gato con una esperanza de vida entre 14 y 20 años. Es un gato con una buena salud en general, sin embargo, la mayor parte de problemas que suele tener la raza vienen derivados de su pelo: bolas de pelo en el aparato digestivo (tricobezoares), estreñimiento, problemas digestivos etc.

selkirk rex

selkirk rex

El selkirk rex es un gato muy muy dulce, con un carácter tremendamente tranquilo y plácido.

Es un gato muy mimoso y zalamero, recordando su carácter al del gato persa.

El selkirk rex adora los mimos y los juegos, pero también el silencio y la tranquilidad, ya que adora las largas siestas y la paz, por eso es ideal para hogares poco ruidosos.

Es un gato que se adapta bien a lugares pequeños, por lo que, si vives en un piso no muy espacioso, tal vez este sea tu mascota ideal.

El selkirk rex es un gato que convive bien con otras mascotas y que, además, se lleva bien con los más pequeños de la casa, con los que es muy paciente.