Scottish fold

scottish

El gato scottish fold surge en Escocia en los años 60. Unos granjeros de Tayside tenían una gatita, de nombre Susie, con una particularidad muy original, y es que tenía las orejas dobladas. Esta característica fue heredada por sus cachorros y fue la que dio origen y fama a la raza.

Estas crías fueron cruzadas con gatos de raza british y así comienza la cría del scottish fold. El rasgo de las orejas dobladas hacia delante no se evidencia hasta los 3 meses de vida.

El scottish fold no es reconocido por la Cat Fancy Asociation(CFA) hasta 1974 Federación Internacional Felina (FIFE) hasta 1978.

El rasgo más destacable del scottish fold son sus orejas, pequeñas y dobladas hacia delante. Es un gato de tamaño mediano, pudiendo pesar entre los 3.5 y los 6 kg.

Su cola es de tamaño mediano y robusta y sus patas de tamaño mediano y fuertes.

Su cabeza es redondeada y recuerda a la del british: ojos redondos y grandes, admitidos de casi cualquier color: azules, verdes, amarillos, cobre y nariz chata y pequeña.

Sus orejas son muy pequeñas y dobladas hacia delante, por eso también se le conoce como gato sin orejas o con orejas caídas.

El scottish fold tiene un pelo corto, muy tupido y brillante (aunque existe el Highland fold, que tiene el pelo semilargo). Es un pelaje muy suave y denso.

En cuanto a los colores de su manto podemos encontrarnos gatos scottish fold de casi cualquier color y patrón: azul, negro, lilac, crema, tricolor, calicó etc.

El scottish fold no necesita ningún cuidado en especial, salvo un cepillado semanal que le ayude a eliminar su pelaje muerto.

El scottish fold es un gato con una esperanza de vida entre 12 y 16 años.

Es un gato que en general goza de buena salud, sin embargo, es proclive a desarrollar problemas de artritis y problemas auditivos.

scottish

scottish

El carácter del scottish fold es uno de sus puntos fuertes, siendo un gato dulce y mimoso como un peluche.

Es un gato muy tranquilo y amigable, pero también dormilón.

Adora estar acompañado y se lleva bien con otros miembros de la familia, incluso con niños y otros animales.

Es un gato que no soporta estar solo y adora pasar largos ratos junto a su dueño.

El scottish fold se adapta a una vida tanto en lugares grandes como el viviendas más pequeñas, por lo que es el gato ideal independientemente de donde vivas.