Gato Persa

persa

El gato persa es una de las razas más reconocidas y apreciadas, pero también una de las más antiguas, ya que su origen se remonta al siglo XVII.

El gato persa debe su nombre a sus orígenes, Persia (actual Irán). Los primeros ejemplares fueron exportados a Italia junto al gato de angora.

Fue un gato apreciado desde sus inicios, ya que era mascota favorita por la aristocracia de la época, y todavía a día de hoy, sigue siendo una de las mascotas más demandadas por los más sibaritas.

Dentro del gato persa podemos apreciar dos variedades : el gato persa común o persa europeo y el gato persa americano.

Ambos son gatos de tamaño mediano, robustos y con mucha presencia. 

En cuanto a su rostro y cabeza es donde surgen las mayores diferencias entre el persa europeo y el persa americano. El persa europeo tiene los ojos grandes, redondeados. Su nariz es pequeña y ligeramente achatada.

El persa americano tiene los ojos redondos, grandes y su nariz es muy chata y pequeña, y a la altura de los ojos.

En cuanto a su pelo es denso, lanoso y largo o semilargo, más frondoso en la cola y en el collar.

Una característica muy apreciada  en el gato persa es la presencia de pelo entre los dedos de las patas.

En cuanto al color de su pelaje se admiten todos los colores, combinaciones y patrones, excepto el patron pointed.

 

El gato persa necesita una serie de cuidados específicos.

Debido a su pelaje tupido y largo es recomendable un cepillado diario, además de incluir hierba para gatos y malta en su dieta.

Además, el gato persa tiende al lagrimeo excesivo y a tener legañas, por lo que es necesario un cuidado ocular específico.

El gato persa puede llegar a durar hasta 17 años, sin embargo, el persa americano tiende a tener una esperanza de vida menor.

El gato persa tiende a desarrollar diferentes enfermedades como problemas respiratorios, enfermedad poliquística renal, cardiopatías y problemas oculares.

Además, también tiende a padecer displasia de cadera y a problemas digestivos.

persa

persa

El carácter del gato persa es extremadamente tranquilo. Es el gato ideal para quienes busquen paz y silencio en su hogar. Es un animal que apenas hace ruido y que, además, adora el silencio.

El gato persa es conocido por sus interminables siestas (muchas veces lo verás despertar sólo para cambiarse de lugar de dormir) y adora el silencio.

Además, es un gato noble, cariñoso y muy mimoso.

Adora los mimos y las carantoñas.

Son animales ideales para vivir tanto en lugares pequeños como en grandes, ya que son el gato hogareño por antonomasia.