Maine Coon

maine coon

El Maine Coon es conocido por ser el gato más grande del mundo. 

Cuenta la popular historia que Maria Antonieta, intentando escapar de Francia hacia Estados Unidos llevaba consigo varios ejemplares de esta raza, y que, aunque ella no consiguió llegar a su destino, sus gatos si, de hecho, arribaron en Maine.

La historia cuenta también que el “apellido” de este gato viene porque un grumete que navegaba en dicho barco, llamado Tom Coon, fue quien trajo suerte para que los primeros ejemplares que viajaban en ese barco llegasen a tierra.

El Maine Coon es la raza de gatos más grande del mundo. Estos felinos gigantes pueden llegar a pesar hasta 12 kilos.

Son unos gatos gigantes, con patas de tamaño mediano, fuertes, musculosas y compactas. Su cola es grande y su cabeza es de tamaño triangular.

Sus orejas son grandes y puntiagudas, con un penacho en la punta (terminación en pincel). Sus ojos son grandes, almendrados y muy expresivos, normalmente de color verde o amarillo.

El Maine coon tiene un pelaje largo, especialmente en la cola, estómago y patas. Es un pelo que tiende a enredarse por lo que es obligatorio peinarlo a menudo.

El Maine Coon admite casi todos los colores excepto los colorpoint, chocolate y lila.

Es un gato que necesita, al igual que todos los gatos de pelo largo, un cepillado casi a diario. Su pelo tiende a enredarse, por lo que si mantenemos una rutina de cepillado podemos evitar este problema, además de otras dolencias derivadas de la ingesta de bolas de pelo, como problemas intestinales o estreñimiento.

El Maine Coon es un gato que puede llegar a vivir más de 20 años, de hecho, su esperanza de vida se sitúa entre los 18 y los 20 años.

Además, es un gato que goza en general de una buena salud, sin embargo, tiende a desarrollar enfermedades coronarias y de obesidad.

maine coon

maine coon

 

El Maine Coon tiene un carácter ideal, que recuerda al de un perro. Es un gato noble y muy apegado con su dueño, con el que crea un fuerte vínculo.

El Maine Coon es un gato muy amigable, sociable y cariñoso, que adora pasar ratos con su dueño, bien compartiendo carantoñas o juegos.

Es un gato que convive bien con otras mascotas y que, también se lleva bien con niños.

Debido a su tamaño, es ideal para espacios grandes y casas con jardín.