Gato Himalayo

himalayo

El gato himalayo no es un tipo de persa ni tampoco un siamés de pelo largo, como muchos creen, sin embargo, si tiene sus orígenes en estas dos razas, ya que surge del resultado de cruzar un gato siamés con un gato persa.

Todo surgen en los años 20, cuando la criadora de gatos Virginia Cobb busca crear una nueva raza de gatos. Su idea era crear una raza con el pelaje y los rasgos de un persa, pero con los colores de un gato siamés.

Fue bautizado como gato himalayo debido a que comparte patrones con la raza de conejos del himalaya.

El gato himalayo es un gato de tamaño mediano. Su peso oscila entre los 4.5 y los 7.5. kg., siendo los machos notablemente más grandes pudiendo alcanzar los 10 kg.

Su cuerpo es ligeramente corto, sus patas son de tamaño grande, alargadas pero musculosas. Su cabeza es redondeada y sus ojos grandes y redondos, siendo siempre de color azul turquesa.

Su nariz es achatada y sus bigotes largos. Sus orejas son pequeñas y redondeadas.

El pelaje del gato himalayo es largo, sedoso y muy suave. Tiene una densa capa de subpelo.

En cuanto al color de su pelaje sigue siempre los patrones del gato siamés: seal point, seal tortie y blue point.

 

Por las características de su pelaje, el gato himalayo necesita unos cuidados necesarios: un cepillado de su pelaje cada dos días e incluir en su dieta malta y hierba para gatos, para ayudarle a eliminar las posibles bolas de pelo que se formen en su estómago. Además, es recomendable alimentarle con pienso indicado especialmente para gatos de pelo largo.

El gato himalayo tiene una esperanza de vida de entre 9 y 15 años, por lo que no es un gato especialmente longevo.

En cuanto a su salud, el gato himalayo, al igual que el persa, es propenso a tener ciertas enfermedades, como dificultades para respirar, deterioro de la retina y enfermedad renal.

 

himalayo

himalayo

El gato himalayo  es un felino con una personalidad híbrida entre las dos razas que le han dado origen, sin embargo, ha heredado más rasgos del carácter del siamés que del persa.

Es un gato vivaz, alegre y muy inteligente.

El gato himalayo es muy fiel a su dueño, del que diariamente busca mimos, sin embargo, también es un gato que disfruta de su independencia y necesita ratos de tranquilidad absoluta, por lo que no es extraño que durante unas horas al día desaparezca para echarse una interminable siesta.

El gato himalayo puede vivir tanto en lugares grandes como en hogares más pequeños, por lo que es ideal para vivir en un piso de pequeñas dimensiones, sin embargo, donde realmente disfruta es en  hogares de grandes dimensiones y al aire libre, ya que le gusta desarrollar su instinto cazador.