Devon Rex

devon rex

Esta raza de gatos surge debido a una mutación genética. El primer devon rex fue descubierto en los años 60, en Inglaterra, cuando Beryl Cox descubrio que una gata con una camada de gatitos se había mudado a su granja, y que uno de los gatitos tenía el pelo rizado.

Beryl contactó con una criadora de cornis rex y cruzaron a este gato de pelo rizado (bautizado como Kirlee) con una cornis rex, sin embargo, no obtuvieron los resultados deseados, ya que todos los gatitos nacieron con el pelo liso, por lo que las dos mutaciones de pelo rizado son incompatibles y se decidió clasificicar el devon rex como raza separada con estándar propio.

El devon rex es un gato de tamaño pequeño. Su peso oscila entre los 2.5 y los 4 kg, aunque la mayoría de los gatos de esta raza se sitúan en torno a los 3 kg.

Es un gato de cabeza redondeada, y grandes orejas triangulares. Muchos coinciden en que su cara recuerda a la de un gnomo. Destacan sus grandes ojos almendrados y muy expresivos.

Sus patas son de tamaño medio, musculadas pero ligeras y su cola es de tamaño medio.

Su pelaje es la característica más emblemática del devon rex, y, de hecho, es la que originó la raza.

El pelo del devon rex es corto y rizado u ondulado. Sus bigotes y cejas también son rizados u ondulados.

El pelo de este gato es muy poco denso, y, además pierde muy poco pelo, por lo que se convierte en una de las razas favoritas por los amantes de los gatos que padecen alergia.

En cuanto su manto se admiten casi todos los tonos y patrones.

El devon rex apenas necesita cuidados extra, sin embargo, debemos prestar especial atención a sus oídos.

No es una raza de gatos muy longeva, ya que su esperanza de vida se sitúa entre los 10 y los 12 años, sin embargo, puede durar mucho más.

Es un gato que tiende al sobrepeso, ya que suele comer con mucha gula. Además, tiende a tener enfermedades en los oídos.

devon rex

devon rex

El devon rex es un gato muy fiel y mimoso, leal a su dueño.

Es un gato ideal para familias, ya que se llevará bien con casi todos los miembros del hogar, incluido niños y otros animales.

Además, el devon rex es un animal muy juguetón y mimoso. Le encanta jugar y gastarle bromas a su dueño. También es un animal muy curioso y quiere participar de forma activa en todo lo que ocurra en su hogar.

Al primer devon rex le encantaba pasear con correa, y este gusto parece ser heredado por muchos gatos de esta raza, ya que les encanta acompañar a su dueño en todo, tanto fuera como dentro del hogar.

Es un gato muy poco ruidoso y se adapta tanto a lugares pequeños como a hogares más grandes.