British Shorthair

british

Aunque es la raza más popular de gatos del Reino Unido, los orígenes del gato british shorthair no son exlusivamente ingleses, ya que las primeras constancias de estos gatos datan de cuando los romanos traían gatos a la isla, para cruzarlos con gatos de allí.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la raza quedó mermada y los criadores cruzaban a los gatos british shorthair con otros de la isla de diferentes razas, como los persas.

La raza sufrió notables modificaciones hasta lograr el gato british que conocemos en la actualidad.

Aunque es la raza más popular de gatos del Reino Unido, los orígenes del gato british shorthair son italianos y no ingleses, y, es que, las primeras constancias de estos gatos datan de cuando los romanos traían gatos a la isla, para cruzarlos con gatos de allí.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la raza quedó mermada y los criadores de esta raza cruzaban a los gatos british shorthair  con otros de la isla de diferentes razas, como los persas.

La raza sufrió notables modificaciones hasta lograr el gato british shorthair que conocemos en la actualidad.

El manto más característico del british shorthair es el azul (gris azulado), y, además, es el color más apreciado por los fans de la raza, sin embargo, podemos encontrar british shorthair de cualquier otro color: rojo, crema, blanco, negro, chocolate y en muchísimos patrones, como tortie, arlequín o bicolor.

El pelo del gato british shorthaires corto y muy denso.

Este gato apenas necesita cuidados extra, de hecho, ese es uno de sus mayores atractivos. Con un cepillado una vez cada dos semanas para ayudarle a eliminar el pelo muerto es suficiente, además de las pertinentes visitas al veterinario

 El gato british shorthair no tiende especialmente a ser un gato propenso a ninguna enfermedad, sin embargo, si pueden tender ligeramente a desarrollar enfermedades articulares o enfermedades cardíacas.

gato british

british

Es un gato noble, con un temperamento tranquilo y sereno. Adora la tranquilidad y le encanta dormir. 

No es un gato especialmente activo, adora más dormir que cualquier otra cosa. Sin embargo, agradece y busca su ración de juegos y ejercicio diaria.

Tampoco es un gato especialmente ruidoso, más bien al contrario, ya que adora la tranquilidad y el silencio.

El gato british  shorthair no es un gato territorial, por lo que se llevará genial con los demás miembros de la familia, incluido con los niños, con los que tiende a ser muy paciente. También es un animal que convive perfectamente con otros animales de la casa como perros.