Bosque de Noruega

bosque noruega

Para conocer el origen del gato Bosque de Noruega tenemos que sumergirnos en la mitología escandinava, ya que cuenta la leyenda que quien tiraba la carroza de la diosa Freya eran dos gatos Bosque de Noruega, y que el dios Thor no pudo levantar ese carruaje.

En 1976 se reconoce como tal la raza, sin embargo, la popularidad de la raza se dispara cuando el rey Olav la reconoce como mascota nacional.

En los años 90 se prohíben incorporar gatos salvajes a los criaderos de esta raza. El Bosque de Noruega es un gato fácilmente identificable por su aspecto asalvajado y su gran tamaño.

El Bosque de Noruega es un gato de tamaño grande. Su peso se sitúa entre los 5 y los 7 kg, pudiendo encontrar machos de hasta 9 kg.

Su cabeza es triangular y de tamaño grande. Sus orejas son grandes, amplias y ligeramente picudas. Y sus ojos de tamaño mediano y almendrados. Podemos encontrar Bosque de Noruega con ojos de casi cualquier color, aunque el más común es el verde.

Sus patas son de tamaño mediano, fuertes y alargadas.

El Bosque de Noruega es un gato con un pelaje semilargo, formado por dos capas: una capa de subpelo de tacto lanoso y más denso y uno de cobertura más larga, lisa y fina.

Su collar de pelaje es muy voluminoso, sobre todo cuando es adulto.

En cuanto al manto, todos los colores están permitidos salvo el pointed, chocolate, lila y canela.

El Bosque de Noruega, como todos los gatos de pelo largo o semilargo, necesita unos cuidados extra. Debes cepillar su pelaje cada dos o tres días, para ayudarle a eliminar el pelo muerto. También debes incorporar a su dieta malta y tener una maceta con hierba para gatos, para así evitar que se le formen bolas de pelo en el estómago. También puedes optar por incorporar a su dieta un pienso especial para gatos de pelo largo.

El Bosque de Noruega es un gato con una esperanza de vida media alta, entre 12 y 18 años, pudiendo sobrepasar fácilmente los 20.

Es un gato propenso al sobrepeso, especialmente cuando está esterilizado. Además también es ligeramente propenso a la displasia de retina, a la miocardiopatía hipertrófica y a la glucogénesis de tipo 4.

bosque noruega

bosque noruega

El Bosque de Noruega es un gato tímido y asustadizo, que no le gustan los desconocidos y es reacio a entablar relación con extraños.

No obstante, es un gato extremadamente fiel con su dueño y muy cariñoso con todos los miembros de la familia, sin embargo, es un gato al que le cuesta coger confianza.

Es un gato especialmente indicado para espacios grandes, ya que es una raza de gatos que adora correr y pasear . 

También es un gato con un fuerte instinto cazador, que necesita ser desarrollado .

El Bosque de Noruega no se adapta bien a lugares pequeños, por lo que no es el gato más ideal si vives en un piso .