Gato Bengalí

bengali

El gato bengalí o gato de bengala surge del deseo de obtener un gato doméstico, pero con los rasgos de un felino salvaje, como el leopardo.

Los primeros intentos de crear lo que hoy conocemos como gato bengalí surgen en los años 50, donde de todos los cruces entre gatos domésticos y felinos salvajes nacían gatitos de carácter muy arisco, conservando la fiereza de los gatos salvajes.

En 1963, a partir de un cruce entre un gato doméstico y un gato leopardo asiático nacen unos gatitos con un carácter más dulce. Poco a poco se fue dulcificando la raza hasta hoy.

El gato bengalí es un gato de tamaño mediano a grande; de aspecto esbelto y fuerte.

 Su peso se sitúa entre los 4 kg y los 7.5 kg, pudiendo encontrar incluso machos de mayor peso.

Es un gato de patas de tamaño medio y fuertes y de cola de tamaño mediano.

Su cabeza es redondeada, ancha, y sus ojos son de color verde esmeralda.

Su manto es una de las características de la raza, el gato bengalí posee un pelaje corto, tupido y fuerte y muy brillante. Sin embargo, son sus enormes rosetones los que le han dado fama a esta maravillosa raza.

Dentro del manto del gato bengalí podemos encontrar 4 tipos: bengalí spotted (el más apreciado, rosetones negras o marrones sobre un manto pardo, es el que más recuerda a sus antepasados felinos), bengalí marble(con amplias manchas horizontales y alargadas, de color negro o marron oscuro sobre una base parda), bengalí clouded ( con rosetas especialmente grandes y juntas) y bengalí sparble( se combina el patron spotted y el sparble).

El gato bengalí es un gato que no necesita unos cuidados especiales, sin embargo, agradece un cepillado semanal, para ayudarle a eliminar el pelo muerto. Aunque no es algo que realmente necesite, siempre agradecerá un baño, ya que es uno de los pocos gatos que sí disfruta del agua.

Es un gato con una esperanza de vida de entre 9 y 15 años. Las enfermedades que más afectan a la raza son la luxación pateral y la miocardiopatía hipertrófica. Además, tienden ligeramente a padecer alergias anestésicas.

 

gato bengali

gato bengali

El gato bengalí es juguetón, muy vivaz y activo. Si buscas un gato tranquilo y poco ruidoso este no es tu gato.

Es un gato que le encanta jugar, y desarrollar su instinto cazador, por lo que es ideal para espacios grandes o casas con jardín.

No obstante, es un gato muy noble, cariñoso con su dueño, aunque no le gustan los desconocidos, por lo que no te extrañes si  cuando tienes alguna visita tu gato bengalí se muestra poco amigable.

Además, es un gato que adora nadar, por lo que no recibirás ningún tipo de reproche cuando decidas bañarle, tanto en la bañera como en la piscina. 

También es un gato que acepta y se adapta fácilmente el paseo con correa.