Son suaves, zalameros y muy cariñosos, pero a la vez independientes y pasotas, sin embargo, una vez que les abras tu corazón, no podrás vivir sin su compañía.

Los gatos son animales que desde tiempos remotos sedujeron a grandes civilizaciones, ya que han sido animales adorados y muy queridos a lo largo de la historia, pese a que, también sufrieron su época negra en la Baja Edad Media.

En el Antiguo Egipto se veneraba a los gatos. Los egipcios adoraban al gato, ya que le consideraban símbolo de protección y buena suerte. Además, le consideraban la reencarnación de la diosa Baset, representación de la protección, armonía y el amor.razas gatos El culto al gato era un movimiento muy importante, de hecho, cuando un gato moría, la familia entera se depilaba las cejas en señal de duelo, y, si además, la familia era pudiente, mandaba el cadáver de su mascota a momificar. Era tanto el aprecio que los antiguos egipcios le tenían a este animal, que matar gatos estaba penado con penas muy duras, incluso con la pena capital.

En la Antigua Roma, el gato también era un animal muy apreciado y querido. Era mucho más que la mascota de muchos hogares, ya que se consideraba un compañero de vida y muerte. En la Antigua Grecia, por su parte, era un animal muy apreciado, sin embargo, su acogida fue más paulatina que en otros lugares.

En Asia, especialmente en países como China, India o Tailandia, el gato también gozaba de muy buena aceptación.

En China era considerado como una mascota reservada para las mujeres, que simbolizaba la prosperidad y la buena fortuna en el hogar. En la India, por su parte, simbolizaba la sabiduría y la fertilidad. En Tailandia, se consideraba al gato símbolo de la salud, prosperidad y suerte, de hecho, aún a día de hoy muchos gatos siguen estando presentes en ceremonias como bodas. Sin embargo, en la Edad Media, estos felinos vivieron una etapa negra, ya que se consideran símbolo de herejía.

Los gatos son animales tremendamente conquistadores y cada vez son más los humanos que se dejan seducir por este peculiar animal. Una vez que te dejes atrapar por su encanto, no podrás vivir sin ellos.

Mucha gente cree que los gatos no son fieles y cariñosos como los perros, sin embargo, un gato puede quererte igual que un perro. Lo que debemos tener en cuenta es que se trata de dos especies de animales completamente diferentes, por tanto, con pautas de relación y comportamientos distintos.

Los mininos destacan por ser mascotas especialmente zalameras y embaucadoras. Son animales achuchables que adoran dar mimos, pero también recibirlos. Utilizan los maullidos para comunicarse, pero no con otros gatos, sino contigo, ya que un gato adulto rara vez se comunicará mediante maullidos con otro gato.gatos png

Son animales tremendamente dormilones, pudiendo echarse siestas de entre 14 y 16 horas diarias. Adoran el silencio y la tranquilidad, por eso fueron considerados a lo largo de la historia como símbolo de paz.

Además, son animales extremadamente limpios: se asean lamiéndose, varias veces al día; se pueden pasar entre 7 y 12 horas lamiéndose, sin embargo, no solo lo hacen para estar limpios y aseados, como comúnmente se cree, sino que, además, también pueden hacerlo por instinto, para evitar posibles olores a hipotéticos depredadores, marcar su territorio o simplemente para desestresarse.

El gato es un animal tremendamente territorial, por lo que, aunque te sorprenda, el no te verá como su dueño, sino como su compañero de piso.

Pese a su carácter independiente, algunos gatos mantienen un vínculo muy fuerte con su dueño, por lo que necesitan acompañarle, participar en cada cosa que ocurra en su hogar y seguirle a todas partes, sin embargo, no te ven como “su dueño” sino como un compañero de piso.

Además, los gatos tienen formas de comunicarse con los humanos mediante gestos y hábitos: cuando tu gato se pone panza arriba ante ti, es símbolo de confianza, ya que en esta posición esta totalmente desprotegido; cuando levanta la cola caminando hacia ti te esta